#145 Probando, probando… sí, sí. Probando

Allí estaba él, a pocos metros del escenario de la única plaza del pueblo, allí languidecía él, encargado de sonido de una orquesta contratada para las fiestas patronales; con unos guantes amarillos desgastados en los bolsillos traseros del pantalón, posando sus hastiados dedos en las bandas del ecualizador, allí, allí estaba él, con la mirada perdida e inerte el corazón.

«Probando, probando… sí, sí. Probando».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s