#36 Fealdad, angustia

No tengo ni la más remota idea de hacia dónde se encamina mi vida. Sólo sé que siento un enorme dolor, un dolor que no cede, un dolor que me ha hecho plantearme, en más ocasiones de las que me gustaría reconocer, el suicidio como única salida. Sin embargo, pasa otro día y otro día y otro más… y yo sigo viviendo, o mejor dicho malviviendo. Me corroe por dentro la furia, me veo a mí mismo pegando puñetazos y rompiéndolo todo, me imagino matándolos a todos, dándome cabezazos contra las paredes y arrancándome los dientes con un martillo. Creo que no puedo llegar más abajo, es imposible hundirse a mayor profundidad, pero yo bajo, y bajo, y sigo bajando más y más. No necesito morirme para tener la garantía de que el infierno existe: esto es el infierno. Pero he llegado a la nueva casa, “al piso”. No sé qué ocurrirá aquí. No lo sé, pero seguro que algo horrible y nefasto. Me voy a dormir.

Anuncio publicitario