#200 Lo sé

En una casa, en unas dependencias, en un apartamento ciertamente muy bonito; en un lugar que no es mi lugar, o al menos no es el sitio a donde he creído pertenecer desde el día en que nací. No: esta no es mi casa, mi casa se difuminó como el plano que inicia (en la niebla) la película Shutter Island. Se desvaneció, pero yo en aquellos instantes no entendí, yo no vi, lo que ocurría en realidad. Y ahora estoy perdido en el bucle infinito de la Naturaleza; no perdido; perdido sea quizá un adjetivo desproporcionado, porque, no obstante, yo soy un as en la navegación. Soy, como dice Jim Carrey en su famoso documental, una persona que puede coger una determinada travesía en el cerebro y recorrerla hasta el final sin salirse ni un milímetro del margen. No estoy perdido, pero he descubierto el infinito. Soy consciente de que las dos anteriores frases sueltan en el aire un aroma contradictorio. Lo sé. Lo sé.

Hace un año escribí una entrada que no llegué a publicar; un post que quedó almacenado en los borradores de WordPress.

Qué grande y qué inconcebible es la Naturaleza.

Hace un año sentía una intuición acerca de ese concepto (así lo reflejaba aquel texto), hoy 27 de marzo de 2021 intuyo lo mismo, sin embargo, quizás, estoy en una nueva vuelta de tuerca (como la famosa novela sin punto de fuga). Hoy intuyo lo mismo.

Soy un ser humano que toma consciencia de sí mismo. Soy el universo tomando consciencia de sí mismo.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s