#151 Breves. Grieta

Le contestó a su mujer, no sin cierta irritación, que aquella noche no iba a cenar, porque prefería seguir escribiendo durante un rato. “A las doce subo a la cama. Tengo que terminar esta página”. En el rostro de su esposa él advirtió la insatisfacción con total claridad. “Ana, por favor, necesito estar solo y concentrarme en la escena que escribo”, pero Ana cerró la puerta de modo brusco antes de que él terminara la frase.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s