#135 Breves (I). Sexo

Ondulante como un alga en el fondo del océano, aquella blancuzca cortina se movía de un modo tan lento que resultaba artificial a la vista. El aire incorpóreo y tenue motivaba las insinuaciones de la tela. Tras ella, potente como los antiguos focos que usaban los gangsters en sus crueles interrogatorios, la luz del sol explotaba… y pintaba… las curvas de aquella cortina.

<Cortina ondulante>. <De perenne movimiento>. <Luz del sol>.

¿Nos levantamos ya? pregunta con su voz dulzona, aguda y femenina.

No le contesto.

Pongo mi mano en su abdomen desnudo y la deslizo lentamente hacia su pubis por debajo de sus bragas.

Empiezo a besarla…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s