#83 La publicidad del libro (luces de neón)

Hay tantos escritos, se han vertido tantos ríos de tinta, y esparcido tantos batallones de píxeles por la red, tantas líneas de boli rojo intentando corregir lo incorregible; hay tantos libros magníficos, hay tantas muestras de sabiduría, existe tanta originalidad… Bucea quien quiere bucear no solo en bibliotecas y en librerías sino en los corrillos de Internet —en esos pequeños pero bien avenidos grupúsculos de personas que charlan sobre lo que leen— y allá en el fondo encuentra verdaderas joyas, soberbias obras de arte que unos pocos locos conocen…

He aquí la gravedad y la grandeza de este hecho: los anuncios publicitarios de novelas —las reseñas de la maquinaria del mundo del libro: esas que nos llegan, queramos o no, a través de su fastidiosa omnipresencia— al final consiguen precisamente el efecto contrario que buscan: luces de neón con un mensaje inequívoco: No me compres.

A lo que yo añadiría: No soy lo que buscas.

2 comentarios sobre “#83 La publicidad del libro (luces de neón)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s