#30 Notre-Dame (el fluir del tiempo)

Nadie parece ser capaz de predecir el futuro, nuestra única certeza a este respecto, paradójicamente, es que no podemos librarnos de la incertidumbre. ¿Quién pudo prever —ayer por la tarde— que ardería —hoy— la catedral de Notre-Dame?

Hasta límites insospechados, hasta más allá de lo inimaginable, me fascina saber cuán alejados estamos de conocer nuestro porvenir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s